La importancia del equipo

Hablando sobre la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria (la pérdida del control de la vejiga) es un problema común y a menudo embarazoso.

Esta patología tiene distintos grados de gravedad que varían desde la pérdida ocasional de orina asociada a un esfuerzo que aumenta la presión del abdomen como por ejemplo, un estornudo, provocando el escape de orina o su relación con una enfermedad grave que requiere tratamiento especializado.

Aunque la incontinencia no es una consecuencia del envejecimiento, ocurre con mayor frecuencia en edades avanzadas.

Síntomas
Muchas personas experimentan perdidas de orina ocasionales y menores. Otros pueden perder cantidades de orina de pequeñas a moderadas con mayor frecuencia.
Los tipos de incontinencia urinaria incluyen:
* Incontinencia por estrés. La orina se filtra cuando ejerce presión sobre una vejiga de la orina llena en diferentes situaciones: toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar algo pesado.
* Una infección o una afectación neurológica relacionada con la diabetes. La polaquiuria o necesidad orinar mucha frecuencia, incluso durante toda la noche puede acompañarse de incontinencia urinaria que es causada por una afección menor, como una infección, o una afección más grave, como un trastorno neurológico o diabetes.
* Incontinencia por rebosamiento. Una vejiga llena provoca un goteo frecuente o constante de la orina provocado por una vejiga que no se vacía por completo.
* Incontinencia funcional. Un impedimento físico o mental le impide llegar al baño a tiempo. Por ejemplo, si tiene artritis severa, es posible que no pueda desabrochar sus pantalones lo suficientemente rápido.

Cuándo ver a un doctor
Si la incontinencia es frecuente o está afectando su calidad de vida, es importante buscar consejo médico porque la incontinencia urinaria puede:
* Ser un síntoma de una enfermedad subyacente más grave
* Limitar su calidad de vida y sus actividades e interacciones sociales
* Aumenta el riesgo de caídas en los adultos mayores cuando corren hacia el baño

Causas
La incontinencia urinaria no es una enfermedad, es un síntoma. Puede ser causado por hábitos cotidianos, condiciones médicas subyacentes o problemas físicos. Una evaluación exhaustiva de su médico puede ayudar a determinar qué hay detrás de su incontinencia.
Ciertos medicamentos para el corazón y la presión arterial, sedantes y relajantes musculares pueden actuar como diuréticos, estimulando su vejiga y aumentando su volumen de orina. También ciertas bebidas, alimentos: Alcohol, cafeína, bebidas carbonatadas y agua con gas, edulcorantes artificiales, chocolate, limentos con alto contenido de especias, azúcar o ácido, especialmente cítricos, grandes dosis de vitamina C
La incontinencia urinaria también puede ser causada por una condición médica fácilmente tratable, como:
* Las infecciones pueden irritar su vejiga, causando que sienta deseos intensos de orinar y, a veces, incontinencia.
* Estreñimiento. El recto está ubicado cerca de la vejiga y comparte muchos de los mismos nervios. Las heces duras y compactas en el recto causan que estos nervios sean hiperactivos y aumentan la frecuencia urinaria.
* El embarazo. Los cambios hormonales y el aumento del peso del feto pueden provocar incontinencia de esfuerzo.
* Parto. El parto vaginal puede debilitar los músculos necesarios para el control de la vejiga y también dañar los nervios de la vejiga y el tejido de soporte, lo que lleva a la caída (prolapsada) del piso pélvico. Con el prolapso, la vejiga, el útero, el recto o el intestino delgado pueden empujarse hacia abajo desde la posición habitual y sobresalir hacia la vagina. Dichos salientes pueden estar asociados con la incontinencia.
* Cambios con la edad. El envejecimiento del músculo de la vejiga puede disminuir la capacidad de la vejiga para almacenar la orina. Además, las contracciones involuntarias de la vejiga se vuelven más frecuentes a medida que envejece.
* Menopausia. Después de la menopausia, las mujeres producen menos estrógeno, una hormona que ayuda a mantener sano el revestimiento de la vejiga y la uretra. El deterioro de estos tejidos puede agravar la incontinencia.
* Histerectomía. En las mujeres, la vejiga y el útero son compatibles con muchos de los mismos músculos y ligamentos. Cualquier cirugía que involucre el sistema reproductivo de una mujer, incluida la extirpación del útero, puede dañar los músculos del piso pélvico de soporte, lo que puede provocar incontinencia.
* Enfermedades de la próstata. La hipertrofia de la próstata se da en hombres mayores, la incontinencia a menudo se asocia a la urgencia en la micción que acompaña al crecimiento anormal de la glándula prostática, una condición conocida como hiperplasia prostática benigna.
* Cancer de prostata. En los hombres, la incontinencia de esfuerzo o la incontinencia de urgencia pueden asociarse con el cáncer de próstata no tratado. Pero con mayor frecuencia, la incontinencia es un efecto secundario de los tratamientos para el cáncer de próstata.
* Obstrucción. Un tumor en cualquier lugar a lo largo de su tracto urinario puede bloquear el flujo normal de orina, lo que lleva a la incontinencia por rebosamiento.
* Desórdenes neurológicos. La esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, un accidente cerebrovascular, un tumor cerebral o una lesión en la columna vertebral pueden interferir con las señales nerviosas involucradas en el control de la vejiga, causando incontinencia urinaria.

Factores de riesgo
Los factores que aumentan su riesgo de desarrollar incontinencia urinaria incluyen:
* Sexo. Las mujeres tienen más probabilidades de tener incontinencia por estrés. El embarazo, el parto, la menopausia y la anatomía femenina normal explican esta diferencia. Sin embargo, los hombres con problemas de la glándula prostática tienen un mayor riesgo de incontinencia por urgencia y por rebosamiento.
* Edad. A medida que envejece, los músculos de la vejiga y la uretra pierden algo de fuerza. Los cambios con la edad reducen la capacidad de retención de la vejiga y aumentan las posibilidades de liberación involuntaria de orina.
* Exceso de peso u obesidad. El peso adicional aumenta la presión sobre la vejiga y los músculos circundantes, lo que los debilita y permite que la orina se escape cuando tose o estornuda.
* Tabaco. El consumo de tabaco puede aumentar su riesgo de incontinencia urinaria.
* Historia familiar. Si un familiar cercano tiene incontinencia urinaria, especialmente incontinencia de urgencia, su riesgo de desarrollar la afección es mayor.
* Otras enfermedades. La enfermedad neurológica o la diabetes pueden aumentar su riesgo de incontinencia.

Complicaciones
Las complicaciones de la incontinencia urinaria crónica incluyen:
* Problemas de la piel. Las erupciones, las infecciones de la piel y las llagas pueden desarrollarse de la piel constantemente húmeda.
* Infecciones del tracto urinario. La incontinencia aumenta el riesgo de infecciones repetidas del tracto urinario.
* Impactos en tu vida personal. La incontinencia urinaria puede afectar sus relaciones sociales, laborales y personales.

Prevención
La incontinencia urinaria no siempre es prevenible. Sin embargo, para ayudar a disminuir su riesgo:
* Mantener un peso saludable
* Practicar ejercicios del suelo pélvico.
* Evite los irritantes de la vejiga, como la cafeína, el alcohol y los alimentos ácidos.
* Coma más fibra, lo que puede prevenir el estreñimiento, una causa de incontinencia urinaria
* No fumes, ni busques ayuda para dejar de fumar.

El Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) es el único centro de Mallorca íntegramente dedicado a la atención de los pacientes con sobrepeso y obesidad. Está integrado por un equipo de especialistas en materia de cirugía de la obesidad, endocrinología, psicología, nutrición y dietética.
971 213 262 | 636 253 692