cinib revista 002

¿Cuánto ejercicio debo realizar?

Raúl Benito Gavilán Preparador Físico
El número de personas adultas con sobrepeso y obesidad ha crecido de manera alarmante en los últimos cincuenta años. Este aumento tiene una relación directa con la crecida de personas que padecen Diabetes Tipo 2, enfermedad cardíaca, presión alta en sangre e infarto; además de la evidente relación con algún tipos de cáncer.

La actividad física regular y seguir una dieta equilibrada puede ayudar a la pérdida de peso y a mantenerse fuera del riesgo que supone el sobrepeso y la obesidad. El ejercicio provoca el gasto calórico y reduce el porcentaje de grasa además de reducir el riesgo de padecer todos los problemas mencionados anteriormente. Lo más importante es ser consciente que no importa el peso que se tiene o el peso que se ha perdido, sino saber con certeza que la práctica regular de ejercicio físico hace mejorar tu salud.

¿Qué cantidad de ejercicio se necesita?  Cuando una persona sedentaria se convierte en activa de manera moderada aparecen los mayores beneficios. Incluyendo el ejercicio de manera regular en tu vida diaria habrá un mayor impacto en relación a la salud, la clave es elegir actividades que agraden, de esta manera se querrá continuar practicándola de manera natural hasta que ‘casi sin quererlo’ irán apareciendo las mejoras.
La evidencia científica ha demostrado que ejercicios aeróbicos y los ejercicios de fortalecimiento muscular programados ayudan a alcanzar estos objetivos, de manera que no lo dudéis, ¡probadlos! Si estás empezando, realiza más ejercicios aeróbicos más adelante incluye en tu rutina algunos ejercicios de fuerza. Haciendo estos dos tipos de ejercicios conseguirás perder peso de manera saludable.

El comienzo
Antes de empezar habla con tu médico para que te asesore con la programación del ejercicio físico que desarrollarás. Pregúntale sobre tu medicación (si la tuvieras) u otras posibles dudas que consideres importantes a tratar antes de empezar a realizar más actividad física.

Toma las medicinas prescritas por tu médico (si las tuvieras).

El peso de tu cuerpo cambiará basado en la energía que a partir de ahora se consuma (comida) y la energía que se gaste (actividad física).

Para llegar al éxito de este proceso, sigue una dieta saludable, baja en calorías.

Sé realista con los objetivos planteados. NO pierdas más peso de 1kg semanal (media entre 0’5kg y 1kg por semana).

Comienza con ejercicio por tu cuenta, caminando o realizando otro tipo de actividad que puedas incluir en tu rutina diaria. Hazlo SIEMPRE en los días y horas que hayas reservado única y exclusivamente para hacer ejercicio (por ejemplo lunes y miércoles de 8h a 9h) y sé muy respetuoso con el tiempo que reservas para practicar actividad física. No busques excusas, ocupaciones u otros menesteres para esos ratos.

Invita a compañeros de empleo, amigos o familiares a que se apunten a realizar esta actividad contigo. Hacer ejercicio junto a otras personas es más divertido y entretenido y aumenta el porcentaje de éxito. Las mascotas como perros también pueden ser buenos aliados.

Busca programas disponibles en tu comunidad. Valora la opción de contactar con profesionales titulados del sector de la Actividad Física y el Deporte para que te guíen y asesoren durante este proceso que estás comenzando. ¡Finalmente todo lo que necesitas son un par de buenas zapatillas deportivas!

Utiliza herramientas como podómetros o relojes con pulsómetros que puedan controlar y hacerte un seguimiento de tu progreso. Poco a poco, podrás ir aumentando tu trabajo diario y tus objetivos a corto plazo. Por ejemplo, aumenta semanalmente la distancia a caminar en 500 m.

La clave para la pérdida de peso es añadir y aumentar la cantidad de actividad física y ejercicio paulatinamente, día a día ajustando el tipo y la cantidad de ejercicio a las características de cada uno. Se constante y pon toda la voluntad del mundo para mejorar tu salud, los beneficios son infinitos.