cinib revista 002

Transformar tu relación con los alimentos

David del Bosque  |  Psicólogo
Es importante que seas consciente de cuál es tu relación con lo que comes, que seas consciente de cómo lo comes y para qué lo comes.

Alimentarte bien y relacionarte de forma positiva con lo que comes es cuidar tu salud y demostrarte que te valoras y proteges a través de los alimentos que ingieres. Decía Hipócrates que la comida sea tu alimento y que tu alimento sea tu medicina.

Perder peso no es sólo un proceso externo, físico y estético. También es un proceso interno y psicológico, con cambios en tu forma de vivir todo lo relacionado con tu alimentación. Dime lo que comes y te diré quién eres. Por ejemplo, una relación demasiado emocional con los alimentos puede dar lugar al denominado “hambre emocional”, donde la comida va más allá de su función nutritiva y se convierte en una mala gestora de tus emociones negativas. Te relacionas mal con tu alimentación cuando comes para anestesiar la ansiedad o cuando comes “por aburrimiento”. También te relacionas mal con tu alimentación cuando te frustras enseguida y tu enfado lo pagas con la comida o cuando una apetencia o capricho elije por ti lo que vas a comer.

MUCHA PRISA, BAJA CALIDAD

Otro ejemplo de mala relación con tus alimentos es comer con prisas, como si el acto de alimentarte tuviese una relevancia secundaria en tu rutina diaria, como si tu alimentación, y por extensión tu salud, no requiere tiempo y atención. También te relacionas mal con tus alimentos, y por extensión contigo mismo, cuando compras productos de baja calidad nutricional, cuando comes delante del televisor, cuando comes lo primero que tienes a mano, por pereza o rutina, cuando comes siempre lo mismo y de la misma forma, cuando comes lo que te dan otros sin pensar si es bueno o malo para ti…

Cambiar tu relación con los alimentos que comes es un proceso basado en tu autoestima, en cómo te cuidas y te responsabilizas de tu salud. Piensa antes de comer si el alimento que vas a comer es bueno para ti. También piensa en cómo lo comes dando valor al entorno, el momento y tu estado emocional. Empieza a cuidarte más por medio de lo que comes.