cinib revista 002

Consumo de carne y obesidad

En comparación con las dietas que incluyen carne, los patrones de alimentación vegetariana tienden a
resultar en una menor tasa de obesidad.

En comparación con las dietas que incluyen carne, los patrones de alimentación vegetariana tienden a
resultar en una menor tasa de obesidad. También se reduce el riesgo de enfermedades del corazón y mejora la
longevidad. Sin embargo, el consumo de carne no es necesariamente un precursor de la obesidad.
Evidencia
Los efectos del consumo de carne y su relación con el peso del cuerpo dependen de varios factores, incluyendo su elección de alimentos, su estilo de vida y el número de calorías que normalmente consume.

Factores
Los alimentos de origen animal son generalmente un problema de salud y no sólo en términos de peso corporal. A pesar de ello, un alto contenido en grasa no es necesariamente el factor principal en los problemas de sobrepeso y obesidad. Su peso corporal se reduce a la cantidad de calorías que quema y el número que consume, independientemente de la fuente de esas calorías.

La conexión entre el consumo de carne y la obesidad se debe en parte a la proporción de carne que se consume en relación con las frutas, verduras y cereales. De promedio, los países desarrollados consumen aproximadamente 4,5 porciones de carne al día, en comparación con tres porciones de frutas y verduras. Eso es mucho más de lo recomendado para una dieta equilibrada.

Los efectos del consumo de altas cantidades de carne -en particular cortes grasos  y carnes procesadas- incluyen un mayor riesgo de obesidad y de padecer diabetes, cálculos biliares, ciertos tipos de cáncer, enfermedades del corazón y la presión arterial alta.

Por lo tanto...
Satisfacer sus necesidades de proteínas con una combinación de proteínas vegetales y las selecciones de carne magra también puede mejorar la calidad general de su dieta en beneficio de su salud.

FUENTE: http://www.lowstars.com