cinib revista 002

Cuidado con los embutidos

Comer charcutería de vez en cuando no es una locura. Las claves para integrar embutidos y otras delicias en una dieta equilibrada son la moderación y saber elegir.

En el fondo lo importante no es la cantidad. En el asesoramiento dietético se debe priorizar  la calidad. En la mayoría de países del mundo, los alimentos cárnicos procesados, o también conocidos como embutidos, son uno de los alimentos más consumidos ya que, además de ser muy deliciosos, se pueden encontrar a un bajo precio e incluir en diferentes comidas.

Este tipo de conservas cárnicas están fabricadas con recortes y sobras de animales ricos en grasas, además de contener añadidos químicos que son los que hacen que aumentan su vida útil y los que hacen que siempre luzcan frescos.

Estos compuestos son los que están alertando a los expertos en salud ya que, según varias investigaciones, pueden tener un efecto negativo en el organismo cuando se incluyen de forma habitual en la dieta.

Lo cierto es que, a pesar de las advertencias, estos alimentos son cada vez más comunes en la dieta y parece casi imposible detener su consumo.

¿Cuáles son los embutidos de origen animal?
Los embutidos de origen animal son aquellas carnes frías que están hechas de recortes de cerdo, así como la mezcla de las sobras que quedan después de cortes de tocino, pollo y pavo. Estos elementos son triturados por grandes máquinas y luego se mezclan con condimentos, conservantes, azúcar, agentes del curado, colorantes y otros ingredientes para al final hacer la carne fresca que luego se vende en el mercado.

Las carnes embutidas más comunes son: jamón, salchicha, salami, chorizo, longaniza, mortadela, salchichón y hot-dogs. Los ingredientes de las carnes embutidas pueden variar según la compañía que los fabrique y quizá unos son menos dañinos que otros. Lo cierto es que, sea cual sea la marca y el proceso de fabricación, la mayoría de estos productos coinciden en tener mayores o menores cantidades de ciertos componentes que no son nutritivos ni buenos para el organismo.

Ingredientes de los embutidos y su impacto en la salud
La industria de las carnes embutidas ha ido creciendo y la competencia ha hecho que muchas empresas apuesten por utilizar los ingredientes de la mejor calidad para la fabricación de sus productos. Sin embargo, aunque estas se esfuerzan por hacer un producto de buena calidad y menos dañinos, es innegable que requieren de ciertos ingredientes comunes que no dejan de ser perjudiciales para la salud.

Carne animal
Se supone que el ingrediente principal es la carne animal, pero la mayoría contienen muy poca carne real. En lugar de esto, utilizan un 64% de pollo mecánicamente recuperado y un 17% de carne de cerdo. Este tipo de ingredientes son una fuente de grasas saturadas que incrementan el colesterol de la sangre, además de provocar problemas cardiovasculares. También son de difícil digestión, por lo que pueden dañarse en los intestinos y dar lugar a la peligrosa acumulación de toxinas que puede causar diferentes enfermedades crónicas.

Jarabe de maíz alto en fructosa
Este ingrediente genéticamente modificado podría tener ciertos niveles de mercurio que le pueden hacer daño al organismo cuando se acumulan después de consumirlo en exceso. Se estima que alrededor del 60% de las salchichas que venden en el mercado contienen una importante cantidad de jarabe de maíz alto en fructosa.

Sal
Es uno de los ingredientes que más se concentra en este tipo de carnes, el cual afecta la salud cardiovascular y provoca retención de líquidos. En el proceso de fabricación de embutidos la cantidad de sal que se utiliza sobrepasa la dosis recomendada.

Azúcares
Los azúcares utilizados en la fabricación de embutidos tienen como intención disfrazar el sabor de la sal pero, sobre todo, producen ácido láctico, reacción esencial para los embutidos fermentados. Este ingrediente tiene  un efecto muy negativo en la salud, ya que puede crear desequilibrios en los minerales del cuerpo, provoca que la sangre se caliente, irrita y degenera el sistema nervioso, y afecta severamente al páncreas y el hígado. Entre los azúcares más utilizados se destacan: lactosa, dextrosa, glucosa, jarabe de maíz y almidón.

Ácidos y conservantes
Uno de los conservantes más utilizados en la fabricación de embutidos es el nitrito de sodio, ingrediente utilizado para que las salchichas luzcan más frescas y libres de microbios. Este añadido ha sido objeto de investigación durante algunos años, ya que es el responsable del mayor riesgo de cáncer de estómago y otros tipos de cánceres.

FUENTE: www.soycomocomo.es