cinib blog intro

Influencia de la obesidad en las relaciones de pareja

El sobrepeso y la obesidad no sólo representan un problema estético, sino que también duplican el riesgo de padecer alteraciones del comportamiento y disfunciones sexuales: las personas obesas son 25 veces más propensas a reportar problemas sexuales que aquellas que tienen un peso normal.

Existen múltiples factores que influyen en el deterioro de una relación: la autoestima, el comportamiento, la sexualidad, etc
La autoestima esta presente en el origen de muchos de los problemas que aparecen en las relaciones de pareja, cuando existe obesidad en uno de los conyuges. Cuando una persona vive con una enfermedad que afecta a su peso y que le llega a repercutir en su estima, implica que existe un deterioro de su imagen física de tal magnitud que puede ocasionar un complejo y una inseguridad personal, ambos sentimientos influyen y se trasladan a la relación de pareja.
El contacto sexual con otra persona puede ser insatisfactorio y si se alarga en el tiempo, se tiende a buscar otra fuente de placer. Son muchos los placeres que pueden amortiguar la insatisfacción sexual, y uno de ellos es el placer de comer. Esta ingesta descontrolada da lugar a un nuevo foco de conflictos en la pareja, debido a un comportamiento del cónyuge excesivamente controlador sobre la ingesta y, que provoca la recriminación permanentemente por la falta de control en la ingesta con la creencia de que la persona obesa no baja peso porque no quiere cuidarse.
Otras alteraciones de las relaciones de pareja estan provocadas por comportamientos posesivos expresados con celos excesivos o por comportamientos totalmente dependientes que expresados por la sumisión a la pareja.
Todos estos comportamientos alteran los equilibrios en la relación y ambos, juntos si aparecen o por separado, pueden ser causa de ruptura.
Otro problema que tienen consecuencias en la relación de pareja y, que aparecen en la obesidad, es la discusión sexual. Con origen en causas psicológicas y físicas.
Las personas obesas tienen una imagen pobre de sí mismas. Se sienten poco atractivas lo que se traduce en una menor atracción sexual con su pareja, incluso llegando a existir un reparo ante el desnudo por verguenza. Existen grados de obesidad en que el individuo no llega a verse los genitales por la adiposidad retropúbica, lo que dificulta ciertas posiciones coitales. Por ello no hay que minimizar la importancia del temor al fracaso por la disfunción erectil, debido exclusivamente a un componente psicológico.
Desde el punto de vista físico, la existencia de comorbilidades, como la diabetes tipo 2 y otros trastornos cardiovasculares, coexistiendo con un descenso de las niveles de testosterona y un trastorno endotelial a nivel de los cuerpos cavernosos del pene, pueden agravar tanto la disfunción erectil como el deseo sexual en la mujer.
En la mujer obesa la disfunción sexual también es más frecuente que en la que presenta normopeso. Las más frecuentemente descritas son la anorgasmia, el vaginismo, la dispareunia (dolor a la penetración), bajo deseo sexual con falta de excitación y de lubricación.
Recientemente, se han descrito también disfunciones sexuales asociadas al síndrome de apnea obstructiva del sueño, comorbilidad también asociada con frecuencia al sobrepeso y la obesidad.
Tradicionalmente el abordaje terapéutico de la obesidad se centra exclusivamente en el peso y deja al margen los factores emocionales citados. La efectividad del tratamiento puede verse notablemente incrementada con un abordaje integrador que intervenga en los aspectos psicológicos, de relación y de comportamento en la persona obesa.

 

El Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) es el único centro de Mallorca íntegramente dedicado a la atención de los pacientes con sobrepeso y obesidad. Está integrado por un equipo de especialistas en materia de cirugía de la obesidad, endocrinología, psicología, nutrición y dietética.
971 213 262 | 636 253 692