cinib blog intro

¿Luchas contra el hambre emocional? 3 estrategias para su control.

Ya sea por estrés, ansiedad, tristeza, aburrimiento o dolor, es comprensible recurrir a la comida como solución, aunque temporal, a nuestro malestar. El acto de comer desencadena una cascada de sensaciones placenteras que hacen que sea más fácil olvidarse de las experiencias emocionales incómodas. Piénsenlo de esta manera: usamos los alimentos para resolver nuestros problemas, sin embargo, suelen ser problemas que la comida no puede solucionar.

Además, la mayoría de las personas que experimentan una alimentación emocional se sienten atrapadas y culpables después, lo que simplemente perpetúa el comportamiento y el malestar.

¿Qué es útil para dejar de usar la comida como estrategia ante mis problemas?

1. Desarrollar conciencia sobre lo que la desencadena.
2. Tener herramientas para utilizar cuando se active el deseo de comer.
3. Comprender que su comportamiento con respecto a la comida no lo define como persona. El resultado: una variedad de métodos que trabajan juntos para abordar un problema complejo que le ayudarán a volver a sentirse el conductor de su alimentación.
 

Estrategia 1: Desarrollar consciencia

A nuestro cerebro le gustan los comportamientos repetidos, de echo, muchos de nuestros pensamientos y emociones actúan en piloto automático. En presencia de un desencadenante (por ejemplo, ver la televisión una tarde de verano), su cerebro dicta un comportamiento dado, como comer un helado, sin requerir ninguna toma de decisión consciente de su parte. Pero si empiezas a prestar atención, podrías iniciar el camino del cambio! La próxima vez que sientas ganas de comer mientras miras la televisión, analízalo como un experimento y anótalo en una hoja.

Estrategia 2: Disponer de herramientas

Elige hacer algo diferente antes de comer cada vez que sientas hambre mientras miras el televisor, por ejemplo: Jugar con tu mascota durante cinco minutos. Escuchar una canción o unos minutos de un podcast. Dar un paseo Dedicar unos minutos a las tareas del hogar (como doblar la ropa u organizar su escritorio) Llamar por teléfono a un amigo Es probable que ofrezcan la misma sensación de alivio que esperabas, consciente o no, de la comida. Tal vez pienses: "Claro, eso suena bien ... pero en realidad no lo haré". Y es cierto: el truco es que realmente tienes que intentarlo. ¿Y si intentas un par de acciones y aún quieres comer? Eso sucederá. Pero recuerda: ya has mejorado en tu proceso de cambio.

Estrategia 3: Comprender que nos pasa

Muchas personas que se enfrentan al comer emocional tienen un diálogo interno negativo que les pasa por la cabeza antes, durante y después. Algo de esto puede sonar familiar: "Ya me he vuelto a comer el helado! No aprendo! No tengo fuerza de voluntad" No obstante, hay evidencia de esto provoca un aumento de dopamina y ésta, esta involucrada en la formación de hábitos y adicciones. Por lo que se recomienda cambiarlo por frases que no juzguen como: "Estoy tan ansioso de estar encerrado en mi casa en este momento… no puedo evitar pensar en el helado. Mucha gente probablemente se siente de esta manera ahora que todos pasamos más tiempo en casa". Una distinción clave aquí es que esta estrategia no es una excusa para comer. Su propósito es ayudar a eliminar parte de la culpa que se experimenta al comer.

 

El Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) es el único centro de Mallorca íntegramente dedicado a la atención de los pacientes con sobrepeso y obesidad. Está integrado por un equipo de especialistas en materia de cirugía de la obesidad, endocrinología, psicología, nutrición y dietética.
971 213 262 | 636 253 692