cinib blog intro

¿Los edulcorantes son beneficiosos para perder peso? ¿Y para controlar mi diabetes?

Los edulcorantes son sustancias capaces de sustituir el dulzor característico del azúcar. Pueden clasificarse según su origen (naturales-artificiales), su contenido calórico (calóricos-no calóricos) o su estructura química (carbohidratos, alcoholes de azúcares, glucósidos).
A partir de esta clasificación pueden ser tanto naturales como artificiales; entre los naturales acalóricos se encuentra la stevia (no tiene índice glucémico, es decir, no altera la glucosa en sangre porque no es un carbohidrato; además, es un edulcorante de alta intensidad ya que su capacidad para endulzar los alimentos es mayor que la de la sacarosa. Por otro lado, los edulcorantes artificiales no calóricos ( aspartamo, sucralosa, sacarina,…)también se caracterizan por no hacer un aporte energético, no alterar los niveles de glicemia en sangre y tener gran capacidad edulcorante.

Tanto la población general como los pacientes diabéticos utilizan edulcorantes no calóricos como sustitutos de los edulcorantes calóricos (miel, jarabe de arce, sorbitol,...) para controlar su ingesta de carbohidratos y de calorías.

Debido a ellos, en la actualidad, estos componentes se encuentran en la amplia mayoría de los productos que encontramos en los diferentes supermercados, especialmente en refrescos, zumos, yogures, postres y chicles. Además, estos edulcorantes también están disponibles como edulcorantes de mesa para que los consumidores los utilicen para endulzar sus bebidas así como para cocinar y hornear en casa.

Una encuesta de 2012 de adultos estadounidenses realizada por la International Food Information Council Foundation encontró que el 51% de los encuestados informó que intentaba limitar el azúcar, el 44% intentaba limitar los jarabes con alto contenido en fructosa y el 29% intentaba limitar los edulcorantes bajos en calorías.

Cuando se le pidió que seleccionaran opciones de una lista de razones para usar estos edulcorantes, el 41% eligió "son una opción para las personas con diabetes", el 41% eligió "puede reducir el contenido calórico de los alimentos", el 40% eligió "puede jugar un papel en la pérdida de peso o el control del peso ", el 30% eligió " puede ser parte de una dieta saludable en general "y el 31% eligió " no sabe lo suficiente sobre ellos para dar una respuesta ". Además, el 73% lo hacía para reducir el total de calorías diarias consumidas.

Aunque la demanda de los consumidores de productos reducidos en calorías y azúcares ha dado lugar a una proliferación de nuevos productos , los consumidores también están preocupados por su seguridad.

Las preocupaciones de los consumidores sobre el sabor y los ingredientes artificiales pueden motivar a los fabricantes de alimentos a promover que la sucralosa está hecha de azúcar "real" y que los derivados de la stevia son "naturales". Una buena educación en los consumidores debe centrarse en aclarar que identificar un producto como "real" o "natural" no indica necesariamente que tales productos sean siempre más eficaces o más seguros que otros.

Para que estos productos puedan tener una influencia en el menor consumo de calorías diarias, no deben motivar una ingesta de energía compensatoria inmediatamente o más tarde en el día. Si la elección de un refresco sin calorías conduce a una disminución de ≈100-300 kcal, pero más tarde en el día provoca una alteración en el apetito o el hambre que resulta en 100 o 300 kcal adicionales, el efecto inicial de "ahorro de calorías" se modificaría o revertiría. O, si la elección de un refresco sin calorías provoca que un individuo justifique el consumo de otro alimento poco saludable, el efecto también se anularía.

 La investigación realizada sobre el impacto de estos edulcorantes sobre el apetito por el dulce es insuficiente y no permite afirmar su asociación. Lo que si está claro a día de hoy es la necesidad de considerar factores genéticos y ambientales que puedan interferir en dicha relación a la hora de su estudio ya que existe una gran variedad interindividual en la preferencia por el sabor dulce y se sospecha que la preferencia por el dulce se puede condicionar por una exposición repetida.

Como conclusión podríamos decir que a día de hoy no hay datos suficientes para determinar de manera concluyente su uso para desplazar los edulcorantes calóricos en bebidas y alimentos ni para mejorar el peso corporal y el apetito, ni para controlar factores de riesgo cardiometabólico (diabetes, …) o el equilibrio energético.

 Recientes estudios han concluido que estos productos pueden tener efectos poco claros que desencadenan respuestas metabólicas y hormonales afectando así a la regulación del balance energético y favoreciendo la intolerancia a la glucosa.

Recomendación: puede consumir edulcorantes no calóricos con prudencia, no obstante, si mejora sus hábitos alimentarios (menor consumo de productos procesados tanto con edulcorantes como sin ellos) no superará las cifras recomendadas por la FDA que comprometan su seguridad y además, favorecerá el control del peso y de su diabetes.

Recuerde que el gusto se educa y no hay nada mejor que aprender a disfrutar del sabor de nuestros alimentos reduciendo cada vez más tanto el consumo de azúcar como el de edulcorantes no calóricos!!!! NO ES TAREA FÁCIL, PERO PUEDE CONSEGUIRLO!

El Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) es el único centro de Mallorca íntegramente dedicado a la atención de los pacientes con sobrepeso y obesidad. Está integrado por un equipo de especialistas en materia de cirugía de la obesidad, endocrinología, psicología, nutrición y dietética.
971 213 262 | 636 253 692