CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

Una mascota mejorará tu obesidad

La compañía de un perro mejora la actividad física

Tener un perro puede jugar un papel muy importante a la hora de alentar a personas con hábito sedentarios.

El deporte tiene la capacidad de cambiar totalmente la vida de quienes apuestan por incorporar el ejercicio físico a su rutina diaria, y sus beneficios, como avalan numerosos estudios, se extienden más allá de la persona. Según la Organización Mundial de la Salud, los adultos de 18 a 64 años deberían acumular un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física aeróbica moderada, o bien un mínimo de 75 minutos semanales de actividad aeróbica vigorosa, o bien una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.

Las personas que viven con un perro conocen sobradamente los beneficios que estos aportan a su vida diaria: cariño incondicional, fidelidad, compañía, diversión… Sumados a todos estos beneficios, la Fundación Española del Corazón constata que existe una mejora de la salud cardiovascular entre aquellas personas que tienen animales, especialmente perros.

Mejoran tu salud cardiovascular. Un estudio, publicado por la investigadora Erika Friedmann en el American Journal of Cardiology, realizado en más de 400 personas después de que sufrieran un ataque al corazón. Un año más tarde, los dueños de mascotas tenían 8.6 veces más probabilidades de sobrevivir que aquéllos que no tenían mascotas. De manera que los perros y los otros animalitos, pueden ayudar a mejorar la longevidad y la sobrevivencia de sus dueño.

Además de la mejoría de determinados aspectos psicológicos ya conocidos, hay estudios que demuestran que convivir con un perro favorece la práctica de actividad física, por lo que los niveles de hipertensión, de colesterol y la incidencia de obesidad podrían verse mejorados, si bien no se ha podido demostrar una causa efecto directamente relacionada a la tenencia de la mascota, sí se ha conseguido una mejora de la actividad física.

Una investigación publicada en la revista «BMC Public Health», sobre pacientes ancianos indica que la tenencia de un perro puede jugar un papel muy importante a la hora de alentar a los mayores a caminar más. Del mismo modo pueden explorase éstos resultados a pacientes obesos. Este trabajo muestra que las personas mayores de 64 años que tienen un perro dedican cada día una media de 22 minutos adicionales a caminar, lo que supone un extra de 2.760 pasos diarios frente a los no propietarios de estos animales.

Un estudio de la American Heart Association (AHA) donde los dueños de perros cumplían un 54% más as recomendaciones de la OMS frente a los que no tenían mascota; aun así, el estudio también reveló que únicamente el 30% de los propietarios de canes llegaba a los mínimos de actividad física.

Hay estudios que han ido más allá. En Australia, la obesidad es una preocupación de la salud pública. Una forma de promoción del ejercicio, ha sido mediante la tenencia de un perro. En este país se ha estimado que habría un ahorro potencial de 175 millones de dólares en servicios del área de la salud, si todos los propietarios de perros caminaran diariamente durante 30 minutos con su mascota.

Fuente:
Fundación Española del Corazón
Wood L, Giles-Corti B, Bulsara M The pet connection: pets as a conduit for social capital Soc Sci Med 2005; 61:1159-1173

 

Tabla de contenidos