CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

Dietas de eliminación: cómo y por qué hacerlas

dietas de eliminación: cómo hacerlas

Es cierto que actualmente se oye mucho hablar del concepto de ‘’dieta de eliminación’’, y muchos se preguntan: ¿En qué consiste? ¿Debería probarla?

Bien, comencemos definiendo qué es una dieta de eliminación: es un tipo de dieta que excluye ciertos alimentos en un periodo determinado de tiempo (normalmente unas 3 semanas). A partir de ahí, se vuelven a reintroducir progresivamente los alimentos y se van controlando sus síntomas para poder detectar alguna posible reacción.

Este modelo de alimentación se suele utilizar con frecuencia en el diagnóstico y tratamiento de las alergias e intolerancias alimentarias. Se trata de realizar una especie de ‘’experimento’’, donde el paciente aprende a identificar qué alimentos le provocan la sintomatología, y, en función de cada caso personal, se puede posteriormente determinar la cantidad máxima tolerada de dicho alimento (en el caso de las alergias alimentarias, se excluye totalmente el alimento causante de la reacción).

¿Conocemos realmente qué es una sensibilidad y una intolerancia alimentaria?

Fuentes como la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología lo define como: ‘’una sensibilidad o intolerancia alimentaria ocurre cuando una persona tiene dificultad para digerir un alimento en particular’’. La principal sintomatología de esta condición suele ser un cuadro gastrointestinal, aunque pueden verse implicados otros muchos sistemas del organismo. Las intolerancias se diferencian notoriamente de las alergias alimentarias, ya que estas últimas implican al sistema inmunitario, y la sintomatología suele ser de otro tipo y ocurre en un periodo relativamente corto de tiempo.

Entonces, es de gran interés conocer qué síntomas se pueden abordar en esta patología realizando una dieta de eliminación. Como se ha mencionado anteriormente, no solo está implicado el sistema digestivo en la intolerancia, sino muchos otros que pueden conectarse con el intestino y ocasionar: TDA, hinchazón, niebla en el cerebro, depresión, diarrea, fatiga, dolor de cabeza, obesidad, dolor, erupciones cutáneas y molestias abdominales.

¿Cómo es posible que una intolerancia a un alimento pueda ocasionar toda esta lista de síntomas?

Bien, pues se conoce que en el tracto gastrointestinal se encuentran neurotransmisores, hormonas, mensajeros químicos, enzimas y bacterias. Todo este conjunto es el encargado de poner en funcionamiento todo este cuadro de síntomas cuando algún alimento no se tolera bien.

¿Qué ocurre con las pruebas de sensibilidad a los alimentos? ¿Realmente funcionan?

Este tipo de pruebas, realizadas mediante una analítica sanguínea que determina IgG en sangre, no están validadas por la comunidad científica y además tienen un gran coste.
En el caso de sospechar o padecer una sensibilidad o intolerancia alimentaria, la dieta de eliminación es el estándar para identificar a qué alimento o grupo de alimentos es sensible el paciente. Así pues, no existe una dieta universal para todos los individuos, de ahí la gran importancia de individualizar cada caso y trabajar conjuntamente con el dietista-nutricionista especializado.

¿Cuáles son los beneficios de llevar a cabo esta dieta de eliminación?

El beneficio principal de realizar esta dieta es poder identificar qué alimento o alimentos son causantes de la sintomatología del paciente. De esta forma, restringiendo de manera temporal todo alimento que cause malestar, y volviéndolo a introducir progresivamente hasta conseguir una dieta personalizada y equilibrada, será el pilar del tratamiento de la intolerancia.

Así pues, para llevar a cabo este tipo de alimentación se parte de una dieta base (fase 1) donde se restringen todos aquellos alimentos que puedan causar al paciente algún problema y una vez desaparecidos los síntomas, se pueden comenzar a reintroducir alimentos progresivamente (fase 2). En esta dieta es muy importante que el paciente registre todas sus comidas y síntomas en un diario dietético, donde se podrá determinar qué alimento y cómo le causa ese malestar.

Existen hoy en día diferentes tipos de dietas de eliminación. Algunos ejemplos son:

  • Dieta de eliminación de alimentos integrales.
  • Eliminar solo 1 alimento o grupo de alimentos.
  • Eliminar hasta 4 alimentos.
  • Dieta de eliminación completa.
  • Dieta baja en FODMAP. FODMAP es el acrónimo compuesto por las palabras Fermentable, Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles fermentables. Estos son tipos de carbohidratos de cadena corta -azúcares, almidones y fibra- que se encuentran en una variedad de alimentos que se absorben mal en el intestino delgado y absorben agua y fermentan en el colon.

Es por eso que cabe destacar la importancia de valorar cada caso de manera individualizada y junto con un profesional de la dietética y la nutrición que esté especializado en intolerancias alimentarias. De esta manera, el tratamiento será mucho más llevadero y eficaz, ya que el profesional analizará exhaustivamente el caso, elaborará una dieta y recomendaciones personalizadas, y acompañará en todo momento al paciente en su proceso de cambio de hábitos.

Bibliografía:

Maughan, S. (2022). Elimination diets: How and why to do them – Precision Nutrition. Precision Nutrition, from https://www.precisionnutrition.com/elimination-diet#what

Tabla de contenidos