CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

Alergia a la proteína de leche de vaca, una de las alergias más frecuentes en niños y adolescentes

alergia a la proteína de leche de vaca

La Alergia a la Proteína de Leche de Vaca (APLV) se define como una reacción adversa a los componentes proteicos que se encuentran en esta leche, mediada por una respuesta inmunológica específica. La nutricionista especialista en alergias e intolerancias alimentarias Xisca Juan, del equipo de CINIB, responde las preguntas más frecuentes sobre esta alergia, muy común en niños y adolescentes.

Durante el primer año de vida, la proteína de la leche de vaca suele ser la primera proteína a la cual se exponen los niños alimentados con leche materna o con fórmula.

La alergia a esta proteína es una de las alergias alimentarias más comunes en los bebés y su prevalencia ha aumentado en los últimos años. Las dos proteínas más comunes causantes de esta alergia son la caseína y la beta-lactoglobulina sérica.

Este fenómeno suele ocurrir en los dos primeros años de vida y especialmente dentro del primer año, a diferencia de otras alergias como las de los frutos secos, el pescado y marisco, que pueden desarrollarse más tarde en la niñez o en la edad adulta. La mayoría de las alergias se resuelven espontáneamente durante la adolescencia, aunque algunas tienden a persistir de por vida.

La leche de vaca contiene 3g de proteínas por cada 100ml, con más de 40 proteínas diferentes. Un dato curioso es que existe reactividad cruzada entre leche de mamíferos, principalmente entre vaca, cabra y oveja (estos tres animales tienen proteínas en común en sus leches).

Una de las preguntas más frecuentes cuando existe alergia a la proteína de leche de vaca es si está permitido beber otro tipo de leche. En este caso, al estar implicado el sistema inmunológico en la reacción, es imprescindible evitar cualquier tipo de leche que provenga de un animal, ya que todas pueden ocasionar alergia en el individuo. Una alternativa saludable es consumir bebidas vegetales sin azúcar que estén enriquecidas con calcio y vitamina D, como sustitutivo a la leche de los mamíferos.

¿Qué ocurre con la lactosa en esta alergia?

La lactosa es un azúcar, éste no provoca una reacción en el sistema inmunitario. Sin Embargo, hay proteínas que la acompañan, que no se pueden eliminar en los procesos de purificación, y que pueden desencadenar reacciones en personas con mucha sensibilidad.

Los síntomas más frecuentes en la alergia a la proteína de leche de vaca son:

  • Cutáneos (70-75% de los casos): eccemas en la piel, picor, urticaria, etc.
  • Digestivos (13-34%): dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarreas, etc.
  • Respiratorios (1-8%): rinitis, asma, etc.
  • Anafilaxia (1-4%): manifestación más grave en la alergia.

La forma más eficaz de detección de la alergia a la proteína de leche de vaca es mediante pruebas cutáneas (prick test) y analíticas. Se sospecha de alergia a esta proteína cuando, tras la supresión de productos lácteos, los síntomas desaparecen.

Una vez diagnosticada la alergia ¿se podrán volver a probar los lácteos?

Depende mucho de la sensibilidad de cada persona, pero normalmente, si la alergia está presente en la etapa infantil/adolescente, posteriormente se puede probar a reintroducir productos lácteos en la alimentación observando siempre la tolerancia, siempre respetando el orden de los alimentos.

Ejemplo de escalera de la leche para la reintroducción de lácteos en APLV:

Escalera de la leche 2021 - tolerancia a la proteina de la leche de vaca

Desde el Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) supervisamos periódicamente tu alimentación para que esta sea completamente segura, completa y equilibrada en todos sus nutrientes, en presencia de alergia alimentaria.

Tabla de contenidos