CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

Recomendaciones de ingesta máxima de azúcar en población infantil y adulta

dietas de eliminación: cómo hacerlas

Una ingesta elevada de azúcares libres tiene una relación directa con una mala calidad de la dieta, la obesidad y el riesgo de contraer enfermedades a lo largo de la vida. Los azúcares libres de la dieta contribuyen a la densidad calórica diaria y pueden promover un equilibrio calórico positivo y contribuir al aumento de peso.

La obesidad es una enfermedad no transmisible, y se encuentra cada vez más presente en los países desarrollados. Actualmente constituye una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo (en 2012 un 68% de mortalidad) en países de ingresos bajos y medianos. Los factores de riesgo modificables, como la mala alimentación y un estilo de vida sedentario, están entre las causas más frecuentes de padecer enfermedades no transmisibles. Una ingesta elevada de azúcares libres tiene una relación directa con una mala calidad de la dieta, la obesidad y el riesgo de contraer enfermedades a lo largo de la vida.

Los azúcares libres de la dieta contribuyen a la densidad calórica diaria y pueden promover un equilibrio calórico positivo (ingesta de más calorías de las que se consumen al día, lo que podría causar una subida del peso corporal). Preocupa cada vez más la ingesta de productos con alto contenido en azúcar, como las bebidas azucaradas (refrescos, zumos de frutas, cafés y leches preparadas, etc.). El consumo de estas bebidas provoca un aumento de la ingesta calórica diaria y como consecuencia un aumento del peso y un empeoramiento de la calidad de vida.

Otra preocupación emergente con el consumo de azúcar es su asociación directa con la caries dental. Las enfermedades dentales son las enfermedades no transmisibles más prevalentes del mundo y en las últimas décadas se ha podido determinar que los problemas que desencadena está enfermedad (dolor, ansiedad, limitaciones funcionales…) sobre todo en población infantil, repercuten directamente en el rendimiento académico de éstos y causan desventajas sociales por la pérdida de dientes.

Estudios realizados a lo largo de los últimos años han podido evidenciar que en los niños con ingestas más altas de bebidas azucaradas existe una probabilidad más elevada de padecer sobrepeso u obesidad que los niños con ingestas más bajas de estas bebidas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estipulado unas recomendaciones sobre la ingesta de azúcares libres, con el objetivo de reducir el riesgo de contraer enfermedades en adultos y niños y centrarse en la prevención y control del aumento de peso malsano y la caries dental.

• La OMS recomienda una ingesta reducida de azúcares libres a lo largo de la vida.
• Tanto en adultos como en niños, la OMS recomienda reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total.
• La OMS sugiere que se reduzca aún más la ingesta de azúcares libres a menos del 5% de la ingesta calórica total.

Este tipo de azúcares incluyen aquellos que son añadidos a los alimentos y las bebidas por el fabricante, el cocinero o el consumidor, y también aquellos naturalmente presentes en la miel, los jarabes, los zumos de frutas y los concentrados de zumos de frutas.

El aumento o reducción del consumo de azúcares libres se asocia con cambios paralelos en el peso corporal, y la relación está presente independientemente del nivel de ingesta de azúcares libres. El peso corporal elevado asociado con la ingesta de azúcares libres se debe a la ingesta excesiva de energía.

Cabe destacar que la ingesta de azúcares libres no se considera buena estrategia para aumentar la ingesta calórica en personas con ingesta energética inadecuada si se dispone de otras opciones.

Las presentes recomendaciones no se aplican a las personas que necesitan dietas terapéuticas como el tratamiento de una malnutrición grave o moderada.

Bibliografía:

Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo. (2022). Ingesta de azúcares para adultos y niños – OMS [pdf]. From https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/154587/WHO_NMH_NHD_15.2_spa.pdf

Tabla de contenidos