CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

El comer emocional

Comer Emocional 2

El estado anímico en la forma de alimentarse y el comer en exceso ha sido algo ampliamente investigado, llegando a denominar a esta condición la “alimentación emocional”. Nos refirimos a aquellos comportamientos alimentarios más dominados por un determinado estado de ánimo, que por una necesidad biológica.

¿Qué es el comer por causas emocionales?

Hace referencia a la ingesta de alimentos por razones diferentes a tener hambre. Puede ser que estas comidas se realicen en el contexto del cansancio, la tristeza, el estrés o la soledad. Utilizando la comida como un tranquilizante o una distracción de lo que realmente molesta o, simplemente como una recompensa.
El hambre emocional por lo general llega de repente y se presenta en forma de “antojos” por alimentos específicos (“Necesito comer chocolate, pizza… o algo salado”). Es probable que se siga comiendo aunque se este lleno o incluso, no se pueda dejar de comer. Otra pista que te ayudará a determinar si estás comiendo por emoción es cómo te sientes después de comer. Si en lugar de una sensación de bienestar, te sientes culpable, avergonzado(a) o te arrepientes de haber comido “esa barbaridad”, es muy probable que estés comiendo por emoción.

¿Cómo puede evitar comer demasiado?

Si usted come por causas emocionales, es posible que no haga caso a las señales naturales de su cuerpo. Éstas se pueden medir de un modo sencillo mediante una escala de niveles de hambre que permite diferenciar entre el hambre física real y el deseo de comer debido a otras causas. Cuando empiece a sentir deseo para comer, deberíamos preguntarnos si realmente tenemos hambre o, en caso contrario comemos por otra razón, como sentirse aburrido, ansioso o molesto. Esta escala clasifica el apetito en una gradación del 1 al 10, siendo 1 estar muy hambriento y 10 estar tan lleno que se siente enfermo. 
Responda a sus emociones
Cuando empieza a reconocer que la ingesta de comida se relaciona con causas emocionales, puede cambiar el modo de responder a esos presuntos factores desencadenantes. En lugar de ingerir una barra de chocolate o cualquier otro alimento para calmar sus emociones, pruebe estas ideas:
• Tome un descanso breve para relajarse.
• Piense en lo que realmente le molesta y cómo puede evitarlo.
• Cambie lo que está haciendo. Salga a dar un paseo o cambie de actividad.
• Llame a un amigo.
Si realmente tiene hambre, tome una comida o refrigerio sano.

Objetivos del taller “comer emocional”

Los talleres ofrecen herramientas extraídas del campo de la psicología que se han comprobado útiles para facilitar el éxito del tratamiento nutricional, incluido la adherencia al tratamiento dietético
Los talleres, están dirigidos al público en general y pretenden enseñarnos a reconocer, clasificar y cuestionar nuestros pensamientos inadecuados. permitiendo construir pensamientos alternativos que nos lleven a emociones que permitan adaptarnos y afrontar estas situaciones evitando ingestas de comida innecesarias.

Tabla de contenidos