CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

Mi experiencia con la cirugía bariátrica: perder 72 kilos en 10 meses

experiencia cirugia bariatrica

Me llamo Víctor, tengo 46 años y gracias a la cirugía bariátrica he perdido 72 kilos en 10 meses.

Había llegado a una situación en mi vida en la que el peso era exagerado, pesaba 162 kilos, y estaba totalmente limitado para casi todo. Fatiga constante, cansancio, imposibilidad de hacer un montón de cosas… Después de probar muchas dietas, después de intentarlo todo, decidí operarme. No me quedaba otra salida.

Para mí ha sido un cambio de vida radical. Cosas que ahora considero normales, como levantarme de la cama, ponerme un calcetín, ducharme, subir dos escalones… Antes eran prácticamente imposibles.

A veces lo enfocamos todo desde la perspectiva de la salud, pero hay otra parte fundamental: ir a comprar ropa, ir a la playa, a caminar, cosas tan básicas que te dejan hecho polvo. Y cuando adelgazas el cambio es tan exagerado, que supone un cambio de vida absoluto.

Sobre la operación, uno puede pensar que, al ser una intervención con anestesia general y de hospitalización, va a ser algo difícil. Pero realmente fue algo muy sencillo. Estuve hospitalizado dos días, la operación fue muy bien y al día siguiente ya estaba caminando. Me operaron por laparoscopia, a través de pequeñas incisiones, y la recuperación fue muy sencilla y nada dolorosa.

Una de las cosas que me preocupaba tras la operación era dormir. Antes siempre dormía boca abajo, no podía hacerlo de otra forma, y al estar operado de la barriga pensaba que esto iba a ser un inconveniente. Le pregunté al doctor Alberto Pagán al respecto y me dijo que no había problema, que podía dormir “haciendo el pino” si quería. O sea que el postoperatorio en ese sentido fue muy bien. Algo a lo que sí que hay que adaptarse es a la limitación en la ingesta de alimentos, porque la realidad es que no puedes comer tanto como antes.

Para entender este nuevo proceso que había en mi cuerpo fue fundamental el seguimiento por parte de los especialistas. No es solo un proceso mental de motivación, de saber lo que es bueno o lo que es malo, sino que además yo tenía un aspecto físico que me limitaba a comer bastante. Había una lucha en mi cabeza, una lucha entre mi cerebro, que me decía “por qué estás comiendo tan poco” y mi cuerpo, que físicamente no podía comer más. El seguimiento que tuve a posteriori de la operación para mí fue importantísimo porque me ayudó a entender lo que estaba pasando en mi cuerpo y en mi mente.

Ahora, viéndolo todo con la perspectiva que solo da el paso del tiempo, veo mi futuro con mucha fuerza, con mucha motivación. Puedo hacer cosas que no podía hacer hasta ahora, como practicar deporte.

Eso sí, creo que el hecho de operarte no significa que no puedas volver a sufrir obesidad. Uno siempre va a poder recaer, empezar con pequeñas cosas que le devuelvan a la rutina de antes. Por ello me planteo mi futuro con ganas de seguir en este camino, pero siendo consciente de que no puedo hacerlo solo.

En mi caso, mi experiencia en CINIB, tanto con el Dr. Alberto Pagán como con la nutricionista Selena Borrachero ha sido una maravilla. Desde el primer momento que entré en la consulta tuve una sensación de tranquilidad, de que es una operación sencilla, de que los resultados son espectaculares, de que iba a tener un seguimiento constante, me iban a cuidar, a aconsejar, a orientar en todo momento… Todo esto me hizo tomar este proceso de una forma muy tranquila y muy segura.

A día de hoy siento un agradecimiento total. Reconozco que en el camino en el que estaba era imposible seguir. Mi corazón estaba sufriendo, mis articulaciones estaban sufriendo… Era candidato a llevarme un susto. Y el hecho de haber venido y haberme operado en el centro para mí ha sido la salvación literal.

 

Víctor, paciente de CINIB

Tabla de contenidos