CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

Obesidad psicológica

las afecciones psicológicas influyen en la perdida de peso

Se ha constatado que la pérdida de peso derivada de la cirugía y el mantenimiento del peso perdido dependen de varios factores, entre ellos, el estado psicológico del paciente.

El tratamiento quirúrgico permite una reducción de peso relativamente rápida y efectiva a largo plazo. La cirugía de la obesidad no trata la etiología de obesidad mórbida, pero la intervención es efectiva ya que logra una reducción del 60-80% del exceso de peso. 

La cirugía de la obesidad ha demostrados ser el tratamiento más efectivo frente a tratamientos médico-dietéticos o procedimientos endoscópicos  en personas con obesidad mórbida IMC > 40 kg/m2. Además, la cirugía contribuye al alivio de las enfermedades asociadas, a la mejora del funcionamiento psicosocial y al aumento de la calidad de vida.

La cirugía, no muestra los mismos resultados en todos los pacientes, debido a una serie de factores no quirúrgicos que pueden influir en la capacidad de adaptación del paciente a las nuevas condiciones tras la cirugía y que sin duda son responsables del fracaso en los resultados postoperatorios esperados.

Si bien es cierto que la pérdida masiva de peso tras la cirugía puede mejorar el perfil psicológico de estos pacientes, hay diversos estudios demuestran que tras algún tiempo la psicopatología existente puede emerger de nuevo y ser la causa de este fracaso.
La obesidad está asociada a una elevada comorbilidad psicológica, siendo las manifestaciones mas frecuentes: ansiedad, depresión y los trastornos de la conducta alimentaria. Pueden coexistir factores psicológicos o conductas alimentirias patológicas (ansia por la comida, atracones de comida, picar entre horas, etc.) que impiden la adherencia al tratamiento e interfieren en la puesta en la eficacia de las pautas terapéuticas y en los resultados esperados o son en parte responsables de la reganancia de peso tras la consecución de los objetivos marcados en una primera instancia.
Es incuestionable que la pérdida masiva de peso provoca una notable transformación física que a menudo cambia positivamente las relaciones personales, la satisfacción con el cuerpo y la posición social, pero en ocasiones, algunos pacientes se encuentran decepcionados con los resultados conseguidos.
Por ello los factores psicológicos pueden tener un papel decisivo en la evolución postoperatoria y ser predictores de los resultados de la intervención quirúrgica, debiendo ser tenidos en cuenta en la valoración de una paciente que presenta reganancia de peso.

 

 

 

 

Tabla de contenidos