CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

¿Por qué se suele ganar peso en la menopausia?

Menopausia

La menopausia se define por el cese de los periodos menstruales (amenorrea de 6-12 meses) y ocurre a una edad media de 51 años. En esta etapa de la vida de una mujer, son muchos los aspectos que se ven afectados, entre ellos el peso. Según el estudio de Toth MJ, la menopausia se asocia específicamente a un aumento de aproximadamente el 6% del peso corporal y del 17% de grasa.

Esta tendencia creciente durante la menopausia al sobrepeso es común en otros países, así por ejemplo en la menopausia temprana (50-59 años) la prevalencia de obesidad aumentó un 47% entre los años 1991-1998 en USA. El estudio epidemiológico multicéntrico italiano muestran que mientras la prevalencia de sobrepeso en las 6ª y 7ª década afecta al 45% de la población femenina.

Según la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad a prevalencia de obesidad en el grupo de mujeres entre los 55 y 60 años ha ido en aumento (SEEDO-97) 33,7 % y (SEEDO-2007), 34,2%.

¿Cuáles son los motivos?
Aunque las causas son múltiples y no están claras. Éstas se relacionan más bien con la edad que condiciona una disminución del gasto energético, esto se explica por la reducción de la actividad metabólica del tejido magro y la disminución proporcional de éste. A esto se asocia, en general, una reducción progresiva de la actividad física con el consiguiente balance energético positivo si se mantiene la ingesta

Parece que si existe relación con el hipoestrogenismo, al intervenir en la regulación de la alimentación de modo indirecto. Los estrógenos intervienen en la regulación de la leptina estimulando su secreción, hormona encargada de disminuir la ingesta y el peso corporal favoreciendo la pérdida de peso por consumo del gasto energético. En mujeres en edad fértil los niveles circulantes de leptina son significativamente más elevados durante la fase lútea y su concentración declina tras la menopausia, lo que puede sugerir una resistencia a la léptina.
Los estrógenos también parecen intervenir en la regulación del apetito a través del estimulo de la saciedad inducido por la colecistoquinina.
Teniendo en cuenta esta situación hormonal, sólo algunas mujeres son especialmente vulnerables a la ganancia ponderal rápida e importante, por ello se han barajado otros factores: genéticos, socioeconómicos y del comportamiento alimentario y la actividad física

Bibliografía:
Toth MJ, Tchernof A, Sites CK: Effect of menopausal status on body composition and abdominal fat distribution.  Int J Obes 2000; 24: 226-31.
Melchionda N, Enzi G, Caviezel F, Cairella M, Contaldo F, Gatto MR y cols.: Epidemiology of obesity in the elderly: CNR multicenter study in Italy.  Diabetes Res CLIN Pract 1990; 10 (Supl. 1): S11-6

 

 

 

 

 

 

 

Tabla de contenidos