CINIB - Centro integral de nutrición Illes Balears

Sí, tenemos exceso de peso, ¿nos vacunamos de la gripe?

Virus influenza

Las personas con sobrepeso tienen casi el doble de probabilidades de sufrir gripe aunque estén vacunados.

Los pacientes con obesidad presentaron una tasa de enfermedad del 9,8%, mientras que en el caso de las personas que tenían un peso saludable fue de un 5,1%, por lo tanto, los investigadores afirman que las personas con sobrepeso tienen casi el doble de probabilidades de sufrir gripe aunque estén vacunados.

La gripe, es enfermedad transmitida por vía aérea, que se presenta de modo estacional cada invierno. La gripe es una enfermedad que no se puede erradicar, es imposible que no tengamos gripe todos los años, es un virus que muta. Esporádicamente tiene características pandémicas. Se habla de pandemia cuando existe una transmisión sostenida de un microorganismo a humanos en zonas distintas del mundo.
El número de muertes declaradas a la OMS en la última epidemia del 2010 fue de unos 2,7 casos por millón de habitantes, aunque es posible que existiera una infravaloración en relación a pacientes no diagnosticados.
Existen dos factores de riesgo conocidos de infección grave y muerte en la gripe estacional: el embarazo y la obesidad.
La obesidad presente un curso grave ante la gripe estacional relacionada con las enfermedades que frecuentemente la acompañan como la diabetes, al interferir con la respuesta inmune del huésped.
Los pacientes muy obesos tienen una mayor prevalencia de enfermedades concomitantes asociadas a complicaciones de la gripe, superior a la presencia enfermedades crónicas del corazón, pulmón, hígado y enfermedades metabólicas. La obesidad por tanto supone un factor de riesgo a la hora de luchar contra los virus y hacer frente a las infecciones, asociándose con mayor frecuencia a un mayor riesgo de mortalidad ante una infección grave o sepis en comparación con los pacientes moderadamente obesos.
La vacunación se recomienda año a año debido a que el virus de la influenza muta todos los años. La vacunación anual es una protección necesaria para prevenir contraer la gripe. Sin embargo, según algunos estudios publicados las personas con obesidad son menos sensibles a la vacuna de la gripe y tienen más probabilidades de que la inmunización no surta efecto en sus organismos. De este modo, se descubrió que después de la vacunación, la gripe puede existir una inadecuada respuesta de los linfocitos T, los cuales proveen de la respuesta antiviral. 
Aún así, y debido a que la obesidad se considera un factor independiente de riesgo para las complicaciones de la gripe, la vacuna estacional se encuentra altamente recomendada para las personas obesas.

 

Tabla de contenidos