Mejora de la imagen corporal tras pérdida de peso

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los pacientes con obesidad presentan una afectación de la imagen corporal como consecuencia del exceso de peso y el acúmulo de grasa. Cuando un paciente decide someterse a cirugía de la obesidad tiene que tener en cuenta que aparecen cambios físicos que, generalmente, son muy positivos y se acogen con satisfacción.

Es un hecho que perder peso provoca modificaciones importantes en la silueta corporal global, mejorando sobremanera la imagen externa. Dichos cambios se hacen más visibles en el tronco con la aparición de un faldón en la parte inferior del abdomen, más o menos importante, y en las extremidades, fundamentalmente en la porción proximal de los brazos y de las piernas.

Además, es habitual que la pérdida de peso permita abandonar la ropa de talla grande, tan cara y tan difícil de encontrar en los comercios. Aquí, el fondo de armario de cada persona juega un papel fundamental porque la perdida constante de peso en las personas operadas se percibe de mes a mes, lo que desaconseja su compra. Este aspecto es muy positivo y se acoge con gran alegría, ya que actúa como un elemento motivador más en la consecución de los objetivos propuestos.

El impacto de esta disminución de grasa es variable en cada paciente y depende de factores individuales como edad, elasticidad de cada tejido, cuantía y rapidez de dicha disminución y actividad habitual. Tradicionalmente (probablemente aún ocurre), los especialistas en cirugía bariátrica no otorgan mucha relevancia a los cambios físicos de la imagen corporal en la obesidad a consecuencia de bajar de peso. La razón es que impera el concepto clásico de que la valoración del impacto de esta pérdida de peso en la imagen corporal y su tratamiento definitivo (pensando en una eventual cirugía plástica y reparadora) deben plantearse tras la estabilización de esta pérdida de peso. Cuando se habla de resultados relacionados con la cirugía, la estabilización de la pérdida acontece habitualmente a los 18 meses de la cirugía.

 

Post cirugía bariátrica: pautas para mejorar la imagen corporal

En el Centro Integral de Nutrición Islas Baleares (CINIB) se apuesta por ofrecer al paciente de manera preventiva diferentes medidas para mejorar los posibles deterioros en la imagen corporal (en caso de que por las características de la persona vayan a producirse) desde las primeras semanas en las que acontece la pérdida de peso, sin tener que esperar al resultado final.

- Actividad física

La actividad física dirigida por entrenadores personales sobre las diferentes regiones corporales sensibles es fundamental, también en la mejora de los cambios de estilo de vida y en el mantenimiento de los resultados obtenidos en el largo plazo. Los objetivos en este aspecto deben centrarse en: 1) aumentar y estimular la adhesión a esta actividad física, un hábito poco frecuente en personas con exceso de peso, 2) Aumentar la masa muscular que suele ser deficitaria en las personas con obesidad, 3) Evitar las lesiones musculares que obliguen a interrumpir el ejercicio físico y volver al hábito sedentario y, 4) Trabajar los grupos musculares adecuados para que contribuyan a minimizar el impacto del deterioro de la imagen.

- Uso de cremas cosméticas reafirmantes

- Aplicación dispositivos multifuncionales en distintas regiones anatómicas sensibles, que mejoran la regeneración y tonificación corporal

En concreto, CINIB dispone en su centro de Mallorca de la tecnología más avanzada para la remodelación corporal sin cirugía, Binary System, que combina la diatermia por radiofrecuencia avanzada con la electroestimulación. La aplicación en secuencia de la diatermia capacitiva, la resistiva y la electroestimulación es una apuesta metodológica capaz de actuar globalmente sobre la totalidad de causas que desencadenan problemas como la laxitud dérmica (flacidez corporal), pérdida de tono muscular, procesos celulíticos o exceso de volumen.

Gracias a sesiones secuenciales programadas con este dispositivo y a un mantenimiento periódico, el equipo de especialistas de CINIB afirma con certeza que es posible disminuir la frecuencia de cirugías reparadoras, ya que han constatado en los pacientes la mejora de las zonas anatómicas tratadas.