Extrema las medidas ante el anisakis, incluso en el pescado congelado

Ojo con el verano y el 'pescaíto'

Cada año aumentan los casos médicos de anisakis reportados en España. Según un informe publicado en la revista Nature, el nuestro es el país europeo en el que más incidencia tiene este parásito.

Y uno de los principales responsables tiene nombre propio y ocupa un lugar estelar en las tapas de los bares: los boquerones en vinagre son la principal fuente de este tipo de alergia.

Con la llegada del verano -y el aumento de las temperaturas y del consumo de pescado que trae consigo el periodo estival y las vacaciones en zonas costeras- conviene recordar qué es el anisakis así como sus síntomas y las precauciones que debemos tomar para evitar contraerlo.

¿Qué es el anisakis?
El Anisakis es un parásito que puede encontrarse en el pescado y en los cefalópodos (calamar, pulpo, sepia,...) y provocar alteraciones digestivas (Anisakiasis) y reacciones alérgicas que, en ocasiones, pueden ser graves, como informan desde Aecosan, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, que depende del Ministerio de Sanidad. El anisakis se contrae cuando se ingiere alguno de estos alimentos parasitados crudos o en preparaciones que no terminen con el parásito.

Cómo prevenir el anisakis
Para evitar contraer el anisakis existen una serie de recomendaciones. Estas son:
- Comprar el pescado limpio y sin tripas. Si las tienen, quitárselas lo antes posible.
- Utilizar como métodos de preparación la cocción, fritura, horneado o plancha. El pescado ha de alcanzar, al menos, 60ºC de temperatura durante un minuto.
- Preparar los crustáceos (langosta, langostino, gamba, nécora...) cocidos o a la plancha.
-Si se quiere comer el pescado crudo o en otras preparaciones que no terminen con el parásito, deberá congelarlo previamente.

Anisakis en congelados
Pese a que la congelación es una forma de matar al parásito, hay que tener en cuenta que este método también debe cumplir unas pautas precisas. Entre ellas, que el producto debe mantenerse congelado durante cinco días como mínimo. Este punto es importante ya que este periodo ha ido en aumento, desde los dos días que en un inicio las autoridades estimaban como suficientes, al mínimo de cinco que recomiendan actualmente. Además, no todos los frigoríficos son adecuados. Para poder congelar en casa, el frigorífico deberá alcanzar una temperatura de -20 ºC o inferior. Solo cumplen con esta cualidad los de tres estrellas (***) o más, por lo que, si no dispone de uno, lo recomendable es comprar el pescado ya congelado.

Síntomas del anisakis
¿Y cómo puedo saber si tengo anisakis? La realidad es que no todas las personas que ingieren el parásito tienen problemas; de hecho, para muchas pasa inadvertido y para otras (no alérgicas) supone un simple problema estomacal, que se resuelve con la extracción de la larva mediante endoscopia, informa Ainhoa Iriberri. Sin embargo, aproximadamente el 10% de quienes ingieren el gusano desarrollan alergia al parásito, lo cual se puede convertir en una verdadera pesadilla. Los síntomas se dividen entre digestivos y alérgicos y siempre aparecen en las primeras horas. Los primeros consisten en náuseas, vómitos y dolor abdominal. Mientras que los segundos pueden abarcar desde urticarias leves hasta la anafilaxia, que representa el síntoma más grave al poder causar shock y peligro vital.

Los pescados afectados por el parásito
Como hemos apuntado, los boquerones en vinagre son los culpables de buena parte de las afecciones en España; pero no son los únicos. Entre las especies que más hospedan este parásito se encuentran: la merluza, el besugo, la bacaladilla, el salmón, el bonito, la pescadilla, el bacalao (a no ser que esté salado de manera tradicional) o el jurel. También el boquerón, la anchoa y la sardina. En cuanto a los cefalópodos se encuentran el pulpo, la sepia y el calamar. Y entre los crustáceos, los langostinos, gambas, cangrejos y langostas. Por su parte, las ostras, mejillones, almejas, coquinas y demás moluscos bivalvos no corren ningún riesgo por su tipo de sistema de alimentación. También son seguros los pescados de aguas continentales (ríos, lagos, pantanos...) y piscifactorías de agua dulce, como las truchas o las carpas.

El Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) es el único centro de Mallorca íntegramente dedicado a la atención de los pacientes con sobrepeso y obesidad. Está integrado por un equipo de especialistas en materia de cirugía de la obesidad, endocrinología, psicología, nutrición y dietética.
971 213 262 | 636 253 692