cinib blog intro

Coronavirus y riesgo de mortalidad en obesidad

El nuevo brote de coronavirus generalmente cursa como un cuadro febril benigno similar a la gripe, pero en ciertos colectivos, y al igual que pasa con otras infecciones víricas, puede tener una evolución desfavorable. Las personas con diabetes y patologías cardiovasculares al tener un estado inflamatorio crónico pueden desarrollar con mayor frecuencia cuadros más graves. Las medidas de protección son muy importantes en los colectivos vulnerables, más al tratarse de infecciones por virus nuevos a los que nuestro sistema inmune no está habituado y para los que no hay vacuna. Sin embargo, la verdadera pandemia del siglo XXI, es la obesidad. El exceso de peso corporal es uno de los problemas de salud pública afectando a casi una de cada tres personas y es una de las primeras causas de muerte en nuestro planeta. 

Según los últimos datos recogidos más de 3,4 millones de personas en todo el mundo mueren por enfermedades directamente relacionadas con la obesidad o el sobrepeso. Casi el 70% de las muertes vinculadas a un elevado índice de masa corporal en el análisis fue producto de una enfermedad cardiovascular, acabando con la vida de 2,7 millones de personas en 2015. La diabetes es la segunda causa de muerte.
Los malos hábitos de vida se han convertido en la mayor amenaza para la salud. En cuanto a comportamientos específicos, el consumo de dietas ricas en ultraprocesados y pobres en comida real se relaciona con unos 11 millones de muertes al año en todo el mundo. Otros comportamientos poco saludables como el tabaco (8 millones de muertes) sedentarismo (3,2 millones) e ingesta de alcohol (3 millones). Esto no afecta solo a personas mayores sino a un amplio rango de edad.
Según datos oficiales en marzo, el coronavirus ha matado a 5080 personas en todo el mundo (3,68%). Se trata habitualmente de una infección que cursa de manera parecida a un cuadro gripal, es decir, con fiebre, malestar general, dolores musculares y tos, habitualmente no productiva de moco. En una persona sana esto puede resolverse sin complicaciones en una semana. El cuadro puede complicarse si aparece dificultad respiratoria, requiriendo medidas de soporte ventilatorio e ingreso en unidades de intensivos.
Desde su aparición en diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan, el brote del nuevo coronavirus COVID-19, ha generado una alarma de salud pública a nivel mundial dado que en los informativos se notifica el aislamiento preventivo de muchos viajeros o en estos momentos el cierre de escuelas o países que se ven afectados y la OMS lo ha declarado Pandemia Global. Aunque nuestro riesgo individual sea bajo, debemos adoptar las medidas preventivas (lavado de manos) y reducir la movilidad de la población en general, para disminuir el contagio y proteger a los colectivos vulnerables de mayor riesgo.
Perfil de mayor riesgo
Incluiría a varones mayores de 60 años con patologías crónicas sobre todo de tipo cardiovascular, o con factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes y fumadores) o personas con cáncer o problemas respiratorios crónicos.
Los pacientes inmunodeprimidos, por inmunodeficiencias adquiridas como el VIH, o bien inmunosuprimidos porque están trasplantados o reciben tratamiento inmunosupresor por otras patologías, como por ejemplo quimioterapia para el cáncer, son un colectivo especial de riesgo.
En pacientes con patología respiratoria crónica como bronquitis crónica, enfisema pulmonar o asma bronquial es también lógico que una infección viral pueda provocar descompensaciones de su cuadro de base y que desarrollen insuficiencia respiratoria, al tener ya comprometido su aparato respiratorio.
Que la edad avanzada y las comorbilidades nos otorgan un mayor riesgo, es extensible a otro tipo de enfermedades y es algo que sucede en todo tipo de infecciones en general.
¿Pero por qué estas personas tienen mayor riesgo?
Las personas con problemas como hipertensión arterial, obesidad,  diabetes, o patología cardiovascular y cerebrovascular tienden a tener una respuesta inmune deficitaria. Al tener las defensas comprometidas se hace más probable que se desarrolle una neumonía vírica grave, que implica afectación difusa de los pulmones e insuficiencia respiratoria (dificultad para oxigenar la sangre).
A la inversa, la instauración de una neumonía grave puede descompensar una cardiopatía previa provocando una insuficiencia cardíaca, o bien empeorar una enfermedad coronaria, ya que dificultaría todavía más la llegada de oxígeno al músculo cardíaco alterando su función.
Todos estos aspectos favorecen el que en personas con problemas cardiovasculares previos las infecciones por virus respiratorios como la gripe o el coronavirus provoquen mayor tasa de complicaciones y de mortalidad. 

Fuente: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2018/09/12/5b97e481ca4741533e8b45fc.html | https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2019/04/04/5ca5004121efa0876a8b466a.html

El Centro Integral de Nutrición de las Islas Baleares (CINIB) es el único centro de Mallorca íntegramente dedicado a la atención de los pacientes con sobrepeso y obesidad. Está integrado por un equipo de especialistas en materia de cirugía de la obesidad, endocrinología, psicología, nutrición y dietética.
971 213 262 | 636 253 692